No hay que centrarse en el problema